No eres tan feo

No eres tan feo

A veces depende de cómo digamos las cosas, pueden sentar mejor o peor. No hace falta que le llamemos a nadie feo, porque no está bien, pero si nos preguntan y no queremos decir esa palabrita mágica, nada mejor que «incómodo de ver». Una manera muy sutil de decir lo mismo.

Ampliar